Lectio Divina
2 Agosto, 2019
Lectio Divina
4 Agosto, 2019

Lectio Divina

ECO

“Y Jesús… viendo tan gran gentío, se conmovió, tuvo lástima y curó a sus enfermos.” Mateo 14, 1-14

MEDITACIÓN

Los sentimientos de Jesús no han cambiado. Por eso, cuando oro por quienes sufren acudo con confianza a Él para pedirle que les ayude; y puedo decir que así lo hace. De Él, del Padre y del Espíritu Santo recibimos todo bien y toda gracia. Sufro cuando las personas que han recibido una bendición, la atribuyen al pobre e impotente instrumento. Nuestro Señor Jesucristo lo afirmó: “Sin Mí, nada podéis hacer” (Cfr. Juan 15, 5); nada es nada. Lo único que puedo hacer es interceder y eso con profundas limitaciones. Me gusta pensar en Nuestro Señor conmovido y compasivo ante nuestras enfermedades y carencias. Debo interceder por los que sufren en su alma y en su cuerpo; no puedo permanecer insensible ante el dolor de mis hermanos.

ORACIÓN

Corazón compasivo de Jesús, has nuestro corazón semejante al tuyo. (A.E.C.)