Lectio Divina
7 Septiembre, 2019
Lectio Divina
9 Septiembre, 2019

Lectio Divina

Madre Alicia Echeverri en su primera Comunión.
Foto: Archivo.

ECO

“… pero si la sal se vuelve insípida ¿con qué se sazonará?” Lucas 14, 25-34

MEDITACIÓN

Si el Señor me llamó y me consagré a Él, Él es la razón de mi vida y lo más lógico es que con su gracia dé sabor a Dios en mi entorno y aún más allá. Todo lo que sea diferente es absurdo. Ahora, todos lo bautizados también fuimos consagrados como hijos de Dios. Por tanto, todos debemos cuidar nuestros sentimientos y nuestra alma para permanecer en Él e ir adquiriendo sus rasgos y maneras de obrar.

“Anda en mi Presencia y serás perfecto” dijo el Señor a Abrahán en Génesis 17,1. Además, tengo a Jesús como a mi supremo modelo y también a mi Madre querida y a todos los santos. Así mismo, la enseñanza de mi Iglesia Católica, nuestro catecismo, lo aprendido desde la infancia, mis Constituciones, el ejemplo de muchísimos y por encima de todo a Jesús y a mi Madre amantísima.

ORACIÓN

Danos Señor sabor a Tí y a Ella. (A.E.C.)