Palabra meditada
5 Agosto, 2018
Palabra meditada
7 Agosto, 2018

Palabra meditada

ECO

“Este es mi Hijo amado; escúchenlo.” Marcos 9, 2-10

Imagen tomada de Internet

MEDITACIÓN

Así habla el Padre de Jesús y Padre nuestro. Aquél a Quien Él se dirige con amor entrañable y con Quien pasa noches enteras en soledad y absoluta y santísima intimidad. El amor de ambos es la Persona del Espíritu Santo. Y esa Voz del Padre nos regala en una sola palabra el secreto de la felicidad y vida plena ahora, en la noche de la fe, para llegar a la eternidad feliz. Escuchar a Jesús es leer y vivir todo lo que vino a enseñarnos, hacer del Evangelio nuestra guía suprema y no relativizar nada de lo que allí se nos pide. Entonces, escuchar a Jesús es vivir, amar, orar, sufrir, ofrecer como Él lo hizo. Escuchar a Nuestro Único Maestro es parecernos al Hijo Amado, permitirle al Espíritu Santo esculpir en nuestra alma su propia imagen para la gloria del Padre y la salvación de muchos, muchísimos.

ORACIÓN

Madrecita, digo Contigo: ¡Amén! (A.E.C.)