Palabra meditada
11 Diciembre, 2018
Palabra meditada
13 Diciembre, 2018

Palabra meditada

ECO

“Mi alma glorifica al Señor.” Lucas 1, 39-48

MEDITACIÓN

María fue elegida desde toda la eternidad para ser la Madre del Hijo, la Esposa del Espíritu e Hija predilecta del Padre. Sin embargo, está muy, muy lejos, tan lejos como no es posible imaginar, de fijar su mirada interior en sí misma con la más mínima autocomplacencia. Por el contrario, se declara como la humilde esclava del Señor, reconoce su pequeñez ante Él, enaltece su Grandeza y Misericordia infinitas y afirma que Él es el objeto supremo de su gozo. Y entonces, porque conoce sus infinitas perfecciones, le alaba con todas sus fuerzas y desaparece feliz ante Él.

Quiero aprender de este canto de mi Madre Santísima a perderme de vista a mi misma, a fijar los ojos de mi alma solamente en mi Dios, a dejarme salvar por Él y a crecer y a lanzarme en Él, mi Dios Uno y Trino.

ORACIÓN

¡Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo! (A.E.C.)

 

Nuestra Señora de Guadalupe
Imagen: ACI Prensa