Palabra meditada
1 Febrero, 2019
Palabra meditada
3 Febrero, 2019

Palabra meditada

ECO

“… y el Espíritu Santo moraba en él”. Lucas 2, 22-40

MEDITACIÓN

Esta afirmación de San Lucas se refiere a Simeón, hombre justo y piadoso abierto a las manifestaciones de esta Divina Persona.

Tengo que tomar conciencia de que si estoy en gracia de Dios por su Misericordia infinita, también moran en mí las tres Divinas Personas. En San Juan 14, 21 leo: “El que me amare, observará mi doctrina, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos en él nuestra morada”. San Agustín nos dice que quienes guardemos los mandamientos por fidelidad y amor, seremos objeto del cariño de toda la Santísima Trinidad que habitará en nosotros “de asiento y con modo particular”. Puedo decir entonces: En mí mora, habita el Mismo Dios Uno y Trino, el Creador y Dueño de cuanto existe, su muy Amado y el Santificador.

La visita fugaz del representante de nuestro Salvador cambió la faz de Panamá, ¿la permanencia de Ellos en mi alma, no debe sumirme en adoración ininterrumpida?

ORACIÓN

¡Que así sea! (A.E.C.)