Palabra meditada
3 Febrero, 2019
Palabra meditada
5 Febrero, 2019

Palabra meditada

ECO

“… Y, al ir Jesús a embarcarse, el que había sido atormentado por el demonio, se puso a rogarle que le dejase ir en su compañía.” Marcos 5, 1-20

MEDITACIÓN

Yo no le rogué al Señor que me dejase ir en su compañía. Él, en su Misericordia infinita y por su Amor desbordado, me tiene, hace 65 años más y más cerca de Él en mi amada vida religiosa. Con mis muchas limitaciones, he estado con Él y soy feliz; no me cambio por nadie. Así, imperfecta como soy, me llama a estar con Él a cada instante. En su silencio, pleno de infinita ternura, me invita a adorarle, a amarle, a depositar en Él cuanto soy y cuanto anhelo. Lo espero todo de Él y nada de mí. Repito convencida: Él es mi plenitud y mi todo, mi felicidad y mi realización. Fuera de Él, todo es vacío, mentira, caos. Anhelo que todos queramos “ir en su compañía;” sin ella, nos perdemos.

ORACIÓN

¡Madre, manténnos en su mismo Corazón y en el tuyo! (A.E.C.)