Palabra meditada
8 Febrero, 2019
Palabra meditada
10 Febrero, 2019

Palabra meditada

ECO

“Y al desembarcar, vió mucha gente, sitió compasión de ellos pues estaban como ovejas que no tienen pastor y se puso a enseñarles muchas cosas”. Marcos 6, 30-34

MEDITACIÓN

Nuestro Señor no ha cambiado de sentimientos; “es el Mismo ayer, hoy y siempre” (Cfr. Hechos 13, 8). Nos ama, le interesa lo nuestro, quiere acudir en nuestra ayuda; “como un padre siente ternura por sus hijos, así de tierno es el Señor con los que le temen” (Cfr. Salmo 103, 13). Pero no se trata de un temor servil. Por el contrario, se trata de un temor filial que nos lleva a evitar por todos los medios el ofenderle y aún el causarle el más mínimo disgusto. Si tanto nos quiere, ¿cómo no corresponderle con suma delicadeza? Tengo que ser persona de oración para recibir todo lo que la Palabra Divina me enseña y muy especialmente Nuestro Señor en los Santos Evangelios.

ORACIÓN

Madrecita, alcánzanos, oídos de discípulos. (A.E.C.)