Palabra meditada
12 Febrero, 2019
Palabra meditada
14 Febrero, 2019

Palabra meditada

ECO

“Bendice a Yahavé, alma mía,
del fondo de mi ser su santo nombre.
Bendice a Yahavé, alma mía,
no olvides sus muchos beneficios”. Salmo 103

MEDITACIÓN

Así empieza este salmo bellísimo y consolador que serena y alivia todo mi ser interior. Lo leo muy despacio después de invocar al Espíritu Santo; quiero tomar en serio cada versículo. Me apena no tener constantemente esta actitud de alabanza y gratitud ante nuestro Dios tan lleno de Bondad, de Misericordia, Amor, Ternura y Compasión. Lo repito mentalmente y cae como rocío sobre mi alma. Sonrío, lo repaso lentamente y quisiera que todos, principalmente aquellos que viven al margen del Señor o llenos de amargura, complejos de culpa, desconfianza y soledad interior, tomen en serio cada palabra y reviva en su alma el sentido de Dios y se abran a la fe, a la esperanza y al amor.

ORACIÓN

Madre, repite conmigo: ¡que así sea! (A.E.C.)