Palabra meditada
6 Marzo, 2019
Palabra meditada
8 Marzo, 2019

Palabra meditada

Jesús con la cruz a cuestas – Imagen, Película La Pasión

ECO

“Si alguno quiere venir en pos de mí, renúnciese a sí mismo y lleve su Cruz cada día y sígame” Lucas 9, 22-25

MEDITACIÓN

Nuestro Señor Jesucristo desde su Concepción por obra del Espíritu Santo en el seno virginal de la Santísima Virgen, vivió en la más asombrosa abnegación. Es decir, no vivió para darse gusto a sí Mismo sino para agradar a su Padre y nuestro Padre. Nació en una noche fría de invierno al abrigo de una cueva en pleno campo abierto. Apenas bebecito viajó con sus papás a Egipto y allí fue un verdadero desplazado, ayudó a su padre nutricio en su oficio fatigoso de artesano y supo de cansancio y quizás de exigencias de los clientes de su papá. No se sentó con fatiga en una mesa de manjares exquisitos sino en una pobre y austera, pero llena de la paz y del amor entrañable de sus padres. Del sosiego de Nazaret pasó a los caminos polvorientos de su tierra, predicó en medio del rechazo de quienes lo llevaron al Calvario y a la muerte y sufrió la ingratitud de quienes habían recibido el beneficio de sus obras de poder divino e infinito amor.

ORACIÓN

Madre, ayúdame a tener siempre ante los ojos a tu Amadísimo Hijo y razón de mi vida e ir tras Él. (A.E.C.)