Palabra meditada
20 Marzo, 2019
Palabra meditada
22 Marzo, 2019

Palabra meditada

ECO

“Yo Yahvé exploro el corazón… para dar a cada cual según su camino, según el fruto de sus obras.” Jeremías 17, 5-10

MEDITACIÓN

Nuestros Señor Jesucristo afirmó: “Sin Mí nada podéis hacer” (Juan 15, 5). Es verdad, nada bueno puedo hacer sin su ayuda. Entonces si “solo Dios es Bueno” (Cfr. Marcos 10, 18) debo estar íntimamente unida a Él para no producir frutos malos. Y tampoco puedo imitar al fariseo de la parábola (Lucas 18, 9-14). Debo entonces reconocer mi debilidad y pobreza espirituales. Si algo bueno hay en mí, es porque lo he recibido por Bondad divina; pero es preciso que comparta esas bendiciones. Por eso, necesito acercarme al que ha errado su camino, está sufriendo o no tiene paz; el egoísmo hiere el Corazón del Señor. Esto lo veo claramente, en la parábola del rico que ignoró al pobre Lázaro en vida y al morir recibió el pago de su indiferencia (Cfr. Lucas 16, 19-31). Sí, debo tratar a mi hermano como quiero que me traten a mí (Cfr. Mateo 7,12).

ORACIÓN

Dios mío, yo no puedo, Tu sí puedes, me abandono en Tí.
Madre, intercede por nosotros. (A.E.C.)