Palabra meditada
13 Abril, 2019
Palabra meditada
15 Abril, 2019

Palabra meditada

ECO

“… de modo que al Nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor para gloria de Dios Padre.” Filipenses 2, 6-11

MEDITACIÓN

¡Nuestro Señor Jesucristo es Señor! A Él toda la gloria, el honor y el poder. Esto, no solamente debo decirlo sino hacerlo realidad en mi vida. El Querer Divino es el que tiene que regir mis pensamientos, sentimientos y actuaciones; es decir, toda mi existencia. Si acepto el Señorío de Jesús, debo ser consecuente; me basta con conocer lo que le agrada para decidirme por ello, a pesar de mi fragilidad y repugnancias. Pido al Espíritu Santo me revista de sus dones para alcanzar la fidelidad en el amor. De lo contrario, buscaría mi propio interés y me haría tristemente, señora de mi existencia empobrecida por el egoísmo y la más espantosa ceguera. Si proclamo que Jesús es Señor, debo regirme por sus criterios y por su sentir. El modelo lo tengo en mi Madre querida; Ella pronunció y vivió su fiat con absoluta autenticidad y por amor.

ORACIÓN

Madre, oro como te gusta: Dios mío, yo no puedo, Tú si puedes, me abandono en Tí. (A.E.C.)