XXIII Domingo Ordinario
8 Septiembre, 2019
Feria
10 Septiembre, 2019

San Pedro Claver, presbítero (COL)

Colosenses 1, 24–2, 3

1 24 Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia, 25 de la cual he llegado a ser ministro, conforme a la misión que Dios me concedió en orden a vosotros para dar cumplimiento a la Palabra de Dios, 26 al Misterio escondido desde siglos y generaciones, y manifestado ahora a sus santos, 27 a quienes Dios quiso dar a conocer cuál es la riqueza de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo entre vosotros, la esperanza de la gloria, 28 al cual nosotros anunciamos, amonestando e instruyendo a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de presentarlos a todos perfectos en Cristo. 29 Por esto precisamente me afano, luchando con la fuerza de Cristo que actúa poderosamente en mí.

2 1 Quiero que sepáis qué dura lucha estoy sosteniendo por vosotros y por los de La odicea, y por todos los que no me han visto personalmente, 2 para que sus corazones reciban ánimo y, unidos íntimamente en el amor, alcancen en toda su riqueza la plena inteligencia y perfecto conocimiento del Misterio de Dios, 3 en el cual están ocultos todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia.

 

Salmo 62, 6-7; 9

6 En Dios sólo descansa, oh alma mía, de él viene mi esperanza; 7 sólo él mi roca, mi salvación, mi ciudadela, no he de vacilar.

9 Confiad en él, oh pueblo, en todo tiempo; derramad ante él vuestro corazón, ¡Dios es nuestro refugio!

 

Lucas 6, 6-11

6 Sucedió que entró Jesús otro sábado en la sinagoga y se puso a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha seca. 7 Estaban al acecho los escribas y fariseos por si curaba en sábado, para encontrar de qué acusarle. 8 Pero él, conociendo sus pensamientos, dijo al hombre que tenía la mano seca: «Levántate y ponte ahí en medio.» El, levantándose, se puso allí. 9 Entonces Jesús les dijo: «Yo os pregunto si en sábado es lícito hacer el bien en vez de hacer el mal, salvar una vida en vez de destruirla.» 10 Y mirando a todos ellos, le dijo: «Extiende tu mano.» El lo hizo, y quedó restablecida su mano. 11 Ellos se ofuscaron, y deliberaban entre sí qué harían a Jesús.