XIX Domingo Ordinario
11 Agosto, 2019
Santos Ponciano, Papa, e Hipólito, presbítero; mártires
13 Agosto, 2019

Santa Juana Francisca de Chantal, religiosa

Deuteronomio 10, 12-22

12 Y ahora, Israel, ¿qué te pide tu Dios, sino que temas a Yahveh tu Dios, que sigas todos sus caminos, que le ames, que sirvas a Yahveh tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, 13 que guardes los mandamientos de Yahveh y sus preceptos que yo te prescribo hoy para que seas feliz? 14 Mira: De Yahveh tu Dios son los cielos y los cielos de los cielos, la tierra y cuanto hay en ella. 15 Y con todo, sólo de tus padres se prendó Yahveh y eligió a su descendencia después de ellos, a vosotros mismos, de entre todos los pueblos, como hoy sucede. 16 Circuncidad el prepucio de vuestro corazón y no endurezcáis más vuestra cerviz, 17 porque Yahveh vuestro Dios es el Dios de los dioces y el Señor de los señores, el Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas ni admite soborno; 18 que hace justicia al huérfano y a la viuda, y ama al forastero, a quien da pan y vestido. 19 (Amad al forastero porque forasteros fuisteis vosotros en el país de Egipto.) 20 A Yahveh tu Dios temerás, a él servirás, vivirás unido a él y en su nombre jurarás. 21 El será objeto de tu alabanza y él tu Dios, que ha hecho por ti esas cosas grandes y terribles que tus ojos han visto. 22 No más de setenta personas eran tus padres cuando bajaron a Egipto, y Yahveh tu Dios te ha hecho ahora numeroso como las estrellas del cielo.

 

Salmo 147, 12-15; 19-20

12 ¡Celebra a Yahveh, Jerusalén, alaba a tu Dios, Sión! 13 Que él ha reforzado los cerrojos de tus puertas, ha bendecido en ti a tus hijos.

14 Pone paz en tu término, te sacia con la flor del trigo. 15 El envía a la tierra su mensaje, a toda prisa corre su palabra.

19 El revela a Jacob su palabra, sus preceptos y sus juicios a Israel: 20 no hizo tal con ninguna nación, ni una sola sus juicios conoció.

 

Mateo 17, 22-27

22 Yendo un día juntos por Galilea, les dijo Jesús: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; 23 le matarán, y al tercer día resucitará.» Y se entristecieron mucho. 24 Cuando entraron en Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los que cobraban el didracma y le dijeron: «¿No paga vuestro Maestro el didracma?» 25 Dice él: «Sí.» Y cuando llegó a casa, se anticipó Jesús a decirle: «¿Qué te parece, Simón?; los reyes de la tierra, ¿de quién cobran tasas o tributo, de sus hijos o de los extraños?» 26 Al contestar él: «De los extraños», Jesús le dijo: «Por tanto, libres están los hijos. 27 Sin embargo, para que no les sirvamos de escándalo, vete al mar, echa el anzuelo, y el primer pez que salga, cógelo, ábrele la boca y encontrarás un estáter. Tómalo y dáselo por mí y por ti.»