San Antonio María Zaccaria, presbítero
5 Julio, 2018
Primer Sábado, Memoria de la Santísima Virgen
7 Julio, 2018

Santa María Goretti, virgen y mártir

Amós 8, 4-6; 9-12

4 Escuchad esto los que pisoteáis al pobre y queréis suprimir a los humildes de la tierra, 5 diciendo: «¿Cuándo pasará el novilunio para poder vender el grano, y el sábado para dar salida al trigo, para achicar la medida y aumentar el peso, falsificando balanzas de fraude, 6 para comprar por dinero a los débiles y al pobre por un par de sandalias, para vender hasta el salvado del grano?»

9 Sucederá aquel día – oráculo del Señor Yahveh – que yo haré ponerse el sol a mediodía, y en plena luz del día cubriré la tierra de tinieblas. 10 Trocaré en duelo vuestra fiesta, y en elegía todas vuestras canciones; en todos los lomos pondré sayal y tonsura en todas las cabezas; lo haré como duelo de hijo único y su final como día de amargura. 11 He aquí que vienen días – oráculo del Señor Yahveh – en que yo mandaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Yahveh. 12 Entonces vagarán de mar a mar, de norte a levante andarán errantes en busca de la Palabra de Yahveh, pero no la encontrarán.

 

Salmo 119, 2; 10; 20; 30; 40; 131

2 Dichosos los que guardan sus dictámenes, los que le buscan de todo corazón.

10 De todo corazón ando buscándote, no me desvíes de tus mandamientos.

20 Mi alma se consume deseando tus juicios en todo tiempo.

30 He escogido el camino de la lealtad, a tus juicios me conformo.

40 Mira que deseo tus ordenanzas, hazme vivir por tu justicia.

131 Abro mi boca franca, y hondo aspiro, que estoy ansioso de tus mandamientos.

 

Mateo 9, 9-13

9 Cuando se iba de allí, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme.» El se levantó y le siguió. 10 Y sucedió que estando él a la mesa en casa de Mateo, vinieron muchos publicanos y pecadores, y estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos. 11 Al verlo los fariseos decían a los discípulos: «¿Por qué come vuestro maestro con los publicanos y pecadores?» 12 Mas él, al oírlo, dijo: «No necesitan médico los que están fuertes sino los que están mal. 13 Id, pues, a aprender qué significa aquello de: Misericordia quiero, que no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.»