Solemnidad de la Santísima Trinidad
7 junio, 2020
San Efrén, diácono y doctor de la Iglesia
9 junio, 2020

Feria

I Reyes 17, 1-6

1 Elías tesbita, de Tisbé de Galaad, dijo a Ajab: «Vive Yahveh, Dios de Israel, a quien sirvo. No habrá estos años rocío ni lluvia más que cuando mi boca lo diga.» 2 Fue dirigida la palabra de Yahveh a Elías diciendo: 3 «Sal de aquí, dirígete hacia oriente y escóndete en el torrente de Kerit que está al este del Jordán. 4 Beberás del torrente y encargaré a los cuervos que te sustenten allí.» 5 Hizo según la palabra de Yahveh, y se fue a vivir en el torrente de Kerit que está al este del Jordán. 6 Los cuervos le llevaban pan por la mañana y carne por la tarde, y bebía del torrente.

 

Salmo 121, 1-8

1 Alzo mis ojos a los montes: ¿de dónde vendrá mi auxilio? 2 Mi auxilio me viene de Yahveh, que hizo el cielo y la tierra.

3 ¡No deje él titubear tu pie! ¡no duerme tu guardián! 4 No, no duerme ni dormita el guardián de Israel.

5 Yahveh es tu guardián, tu sombra, Yahveh, a tu diestra. 6 De día el sol no te hará daño, ni la luna de noche.

7 Te guarda Yahveh de todo mal, él guarda tu alma; 8 Yahveh guarda tus salidas y entradas, desde ahora y por siempre.

 

Mateo 5, 1-12

1 Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. 2 Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: 3 «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. 4 Bienaventurados los mansos , porque ellos posseerán en herencia la tierra. 5 Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. 6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. 7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. 8 Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. 9 Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. 10 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. 11 Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. 12 Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.