Feria
18 enero, 2020
San Fabián, papa y mártir; San Sebastián, mártir
20 enero, 2020

II Domingo Ordinario

Isaías 49, 3; 5-6

3 Me dijo: «Tú eres mi siervo (Israel), en quien me gloriaré.»

5 Ahora, pues, dice Yahveh, el que me plasmó desde el seno materno para siervo suyo, para hacer que Jacob vuelva a él, y que Israel se le una. Mas yo era glorificado a los ojos de Yahveh, mi Dios era mi fuerza. 6 «Poco es que seas mi siervo, en orden a levantar las tribus de Jacob, y de hacer volver los preservados de Israel. Te voy a poner por luz de las gentes, para que mi salvación alcance hasta los confines de la tierra.»

 

Salmo 40, 2; 4; 7-10

2 En Yahveh puse toda mi esperanza, él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor.

4 Puso en mi boca un canto nuevo, una alabanza a nuestro Dios; muchos verán y temerán, y en Yahveh tendrán confianza.

7 Ni sacrificio ni oblación querías, pero el oído me has abierto; no pedías holocaustos ni víctimas.

8 Dije entonces: Heme aquí, que vengo. Se me ha prescrito en el rollo del libro. 9 Hacer tu voluntad. Oh Dios mío, en tu ley me complazco en el fondo de mi ser.

10 He publicado la justicia en la gran asamblea; mira, no he contenido mis labios, tú lo sabes, Yahveh.

 

I Corintios 1, 1-3

1 Pablo, llamado a ser apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios, y Sóstenes, el hermano, 2 a la Iglesia de Dios que está en Corinto: a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con cuantos en cualquier lugar invocan el nombre de Jesucristo, Señor nuestro, de nosotros y de ellos 3 gracia a vosotros y paz de parte de Dios, Padre nuestro, y del Señor Jesucristo.

 

Juan 1, 29-34

29 Al día siguiente ve a Jesús venir hacia él y dice: «He ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. 30 Este es por quien yo dije: Detrás de mí viene un hombre, que se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo. 31 Y yo no le conocía, pero he venido a bautizar en agua para que él sea manifestado a Israel.» 32 Y Juan dio testimonio diciendo: «He visto al Espíritu que bajaba como una paloma del cielo y se quedaba sobre él. 33 Y yo no le conocía pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo: “Aquel sobre quien veas que baja el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con Espíritu Santo.” 34 Y yo le he visto y doy testimonio de que éste es el Elegido de Dios.»