Lectio Divina
7 agosto, 2019
Lectio Divina
9 agosto, 2019

Lectio Divina

Madre Alicia Echeverri Calle, en su Primera Comunión.
Foto: Archivo.

ECO

“Jesús le respondió: dichoso tú… porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo.” Mateo 16, 13-23

MEDITACIÓN

Ha sido el Padre Quien ha querido que yo también conozca a Nuestro Señor Jesucristo, su Predilecto, su Unigénito, su muy amado. Pude no existir y también nacer, crecer y llegar a mi edad avanzada en un ambiente no iluminado por la fe en Jesús, en su Evangelio. Pero quiso Dios colocarme en mi país, familia, ambiente educativo y vida consagrada. He podido alimentar la inteligencia con la más sana doctrina y la Palabra Divina, la oración, la predicación, las lecturas bajo la acción del Divino Espíritu, me han permitido acercarme a la identidad divina y humana de mi Esposo y Redentor, mi Señor y Razón de mi existencia. Pero gran parte de la humanidad no lo conocen o si dicen creer en Él, lo consideran, me duele decirlo, como Aquél que incomoda y hasta estorba.

ORACIÓN

Padre, no sé cómo agradecerte el que me hayas permitido conocer y vivir gozosamente mi fe.
Madre, Contigo tomo el Cáliz de la Salvación. (A.E.C.)