Lectio Divina
14 agosto, 2019
Lectio Divina
16 agosto, 2019

Lectio Divina

ECO

“María dijo: “Proclama mi alma la grandeza del Señor…” Lucas 1, 39-56

MEDITACIÓN

Nuestro Señor Jesucristo, el Hijo eterno del Padre, Sabiduría infinita y Dios como Él, afirmó que “los limpios de corazón serían felices porque verían a Dios”. Entonces, ninguna otra creatura pudo penetrar en lo que Dios es en Sí Mismo, como Ella, mi Madre Inmaculada. Por eso, cantó la Grandeza del que se había fijado en su pequeñez para hacerla Madre de su Unigénito y Dios como Él por obra de su Santo Espíritu. Con mi mirada interior la veo doblegada ante la elección divina que la convirtió en la Madre del Hijo del Altísimo y un día estaría Asunta al Cielo, en cuerpo y alma. Hoy le ruego que interceda por nosotros para que estemos responsablemente en la tierra pero sin perder de vista el cielo.

ORACIÓN

Que así sea! Madre, ayúdanos. (A.E.C.)