Lectio Divina
6 mayo, 2019
Lectio Divina
8 mayo, 2019

Lectio Divina

ECO

“A lo que Jesús respondió: Yo soy el pan de la vida; el que viene a mí no tendrá hambre; y el que cree en mí no tendrá sed jamás.” Juan 6, 30-15

MEDITACIÓN

Nuestro Señor se refiere al hambre y la sed de satisfacciones corporales y terrenas que cuando se satisfacen indebidamente aumentan y llegan a perdernos. En cambio, cuando nos alimentamos del Cuerpo y de la Sangre de Jesús, y cuando su palabra nos nutre con la sabiduría divina, lo demás pierde atractivo y llega a inspirarnos rechazo total. Puedo decir que Él es mi plenitud, mi felicidad, mi todo. Cómo quisiera que tantos hambrientos y sedientos de lo terreno descubrieran que Él es el único que puede saciarnos en el verdadero sentido de la palabra. Pido al Señor que muchísimos, sobre todo los más cercanos descubran quién es Jesús y cómo nos alimenta integralmente.

ORACIÓN

¡Gracias Señor! (A.E.C.)