Lectio Divina
15 noviembre, 2019
Lectio Divina
17 noviembre, 2019

Lectio Divina

Padre Celestial
Templo del Ave María

ECO

“… pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?” Lucas 18, 1-8

MEDITACIÓN

Si me dirijo a mi Padre, a Nuestro Señor Jesucristo, al Espíritu Santo, con frecuencia y con confianza, sé que me escucharán. Una madre o un padre de la tierra no pasan de largo ante la llamada del hijo o de la hija; y mi Padre Dios, mucho menos.

Alguna vez leí que cuando pedimos algo, el Señor tiene su oido pegado a nuestros labios; esta comparación acrecienta mi fe en el poder de la oración.

Al paso de las imágenes en la Semana Santa de Sevilla, algunos de sus habitantes les lanzaban las famosas saetas; yo diría que son gritos del alma enamorada. Yo quiero lanzarlos a la Trinidad Adorable, porque el momento es apremiante y muchos se están familiarizando más y más con ecos de pecado que solo pueden salir de almas alejadas de Dios y del bien y que si continúan así, van a su perdición eterna.

ORACIÓN

Piedad Señor, piedad; Madre, ayúdanos. (A.E.C.)

Lecturas del día

Santa Margarita de Escocia; Santa Gertrudis, virgen