Lectio Divina
24 noviembre, 2019
Lectio Divina
26 noviembre, 2019

Lectio Divina

ECO

“… pero esta mujer, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.” Lucas 21, 1-4

MEDITACIÓN

Nuestro Señor Jesucristo conoce perfectamente nuestra historia personal, ya que Él es la Sabiduría infinita y Dios como el Padre y el Espíritu Santo. Sabía de su pobreza y se conmovió con su generosidad.

En mi caso no tengo mucho para darle pero no quiero quedarme con nada. No puedo ser calculadora con el Señor. No en vano he dicho en la fórmula de mi profesión religiosa: “me quedo con Dios única razón y bien de mi existencia”. En Él, por Él, y con Él, todo lo tengo. Me refiero a la plenitud interior pero como si fuera poco me rodea de mucho más de lo que necesito en todas las órdenes.

Pido al Señor la gracia de no negarle nada. Muchas veces me he apropiado de la oración de San Ignacio:

“Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento, y toda mi voluntad, todo mi haber y mi poseer; Vos me lo disteis, a Vos, Señor, lo torno. Todo es vuestro, disponed de todo según vuestra voluntad; dadme en cambio vuestro amor y gracia, que ésta me basta.” (A.E.C.)

Lecturas del día

Santa Catalina de Alejandría, virgen y mártir