Lectio Divina
15 enero, 2020
Lectio Divina
17 enero, 2020

Lectio Divina

Jesús y el leproso.
Imagen tomada de Internet.

ECO

“Se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: “Si quieres, puedes limpiarme.” Sintiendo lástima extendió la mano y lo tocó, diciendo: “Quiero: queda limpio”. La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio.” Marcos 1, 40-45

MEDITACIÓN

Las actitudes de este leproso son de humildad, de fe y confianza. De humildad: está de rodillas; esa posición indica que sabe que está ante Dios, que su oración será escuchada, cree que puede hacer el milagro de renovar su piel en un instante y que Jesús es más que un hombre. Por lo anterior, Nuestro Señor se conmueve y responde que quiere ayudarle y el milagro se realiza en ese instante.

Tengo mucho que aprender de este personaje del Evangelio y sobre todo de mi Salvador. Cuando esté necesitando su ayuda no debo dudar; Él no permanece indiferente ante lo que me sucede. Por tanto, quiere actuar en mi favor con divina eficacia; le importo y me ama como soy.

ORACIÓN

Madre, enséñanos a confiar en Él con santa audacia. (A.E.C.)

Lecturas del día

Feria