Lectio Divina
17 mayo, 2019
Lectio Divina
19 mayo, 2019

Lectio Divina

ECO

“Felipe, quien me ve a mí, ve también al Padre” Juan 14, 7-14

MEDITACIÓN

Por nosotros mismos jamás podremos agradecer el don de la fe. Por ella, aceptamos lo que no aprecian nuestros sentidos ni comprende nuestra inteligencia. A Dios nadie lo ha visto pero se nos reveló en la Persona de Nuestro Señor Jesucristo, Él es Dios y Hombre verdadero. Cada circunstancia de la vida de Jesús, cada palabra, cada acción nos descubre el Misterio de Dios. En sus gestos, en sus palabras, se nos revela el Padre. Eso, durante su Vida terrena y también ahora.

Cuando Jesús sufrió por nosotros el Padre nos reveló también su Amor infinito. Vuelvo a lo que nos dice San Juan: “Tanto amó Dios al mundo, que le dió a su Único Hijo” (Cfr. 3, 16). Cuando Nuestro Salvador nos anunció la Buena Nueva, también lo hicieron el Padre y el Espíritu Santo. Cuando sanó, perdonó, se dió por nosotros y se quedó en la Divina Eucaristía, también el Padre y el Espíritu Santo, actuaron y están presentes con su Ternura infinita.

ORACIÓN

Proclama mi alma, Tu Gran Amor o Dios amado. (A.E.C.)