Lectio Divina
10 febrero, 2020
Lectio Divina
12 febrero, 2020

Lectio Divina

Sagrada Familia, Camino de María.
Arte: Jorge Rojas.

ECO

“Los bienes con los que podría ayudarte los ofrezco al Templo”. Marcos 7, 1-13

MEDITACIÓN

El Supremo Mandamiento de Dios es el Amor. Este Evangelio se refiere expresamente al amor a los padres, a la necesidad de honrarles y de ayudarles.

Recuerdo que en una ocasión fui destinada a un lugar para que apoyara a mi mamá. Pero ella regresaba del exterior expresamente en esos días; nos íbamos a cruzar. Hablé con mi Superiora y pedí un día de retiro para consultar al Señor. Me salió el Evangelio de hoy; me detuve en un versículo, su sentido era: no puedo hacer nada por tí porque soy de Dios. Nuestro Señor afirmó que por una tradición humana no nos es permitido anular el Mandato de Dios. Cuando referí a la Superiora lo que me había salido en el Santo Evangelio, me dijo: “Yo con eso no me meto.” Y no fui trasladada. Como religiosas debemos estar muy cerca de nuestros padres y aún con ellos en situaciones críticas. Lo anterior, no cuando nos presenten falsos motivos sino por auténtica necesidad.

ORACIÓN

Danos, oh Dios, la Sabiduría asistente de tu Trono. (A.E.C.)

Lecturas del día

Bienaventurada Virgen María de Lourdes