Lectio Divina
18 febrero, 2020
Lectio Divina
20 febrero, 2020

Lectio Divina

Curación del ciego.
Imagen tomada de Internet.

ECO

“Él le sacó de la aldea, llevándole de la mano, le untó saliva en los ojos, le impuso las manos y le preguntó: ¿ves algo?” Marcos 8, 22-26

MEDITACIÓN

Me detengo en las acciones que realizó Nuestro Señor con este ciego: Le sacó de la aldea, le llevó de la mano, le untó saliva en los ojos, le impuso las manos y le preguntó: ¿ves algo? Tras la respuesta del ciego, le pone de nuevo las manos en los ojos y le cura.

Quiero seguir siendo objeto de la Misericordia y del Poder de mi Salvador. Reconozco que me lleva de su Mano Omnipotente, unge mi mirada interior con su Espíritu, toca todo mi ser en la Eucaristía y se interesa en lo que veo. Y todo para que no continúe ciega en mis debilidades y solo tenga ojos para Él, Hombre perfecto y Dios como el Padre y el Paráclito Divino y les ame con su mismo amor.

ORACIÓN

¡Madre, te necesito! (A.E.C.)

Lecturas del día

Feria