Lectio Divina
23 febrero, 2020
Lectio Divina
25 febrero, 2020

Lectio Divina

Jesús y el endemoniado.
Imagen tomada de Internet.

ECO

“¿Si puedo? Todo es posible para el que tiene fe. Entonces, el padre del muchacho gritó: Tengo fe pero dudo; ayúdame.” Marcos 9, 14-29

MEDITACIÓN

Cuando debo interceder por un enfermo del alma o del cuerpo o por alguna necesidad, con frecuencia me remito a este pasaje evangélico. Sé que lo que el Señor responde al papá del muchacho es completamente cierto. Nada está por encima de la Omnipotencia divina, pero mis dudas me colocan fuera de su alcance. Por eso, suplico al Señor que acreciente y fortalezca mi fe. Él puede y quiere ayudarnos; soy yo, somos nosotros quienes ponemos límites a sus bendiciones y regalos de orden espiritual, físico o material. Y sin embargo, a pesar de que no creo como debería hacerlo, todos los días me sorprenden los regalos del cielo. Ante una necesidad y mas aún, antes de expresarla, recibo muchas veces la bendición; doy testimonio de ello. Me gusta pensar en lo que oí alguna vez: Dios tiene siempre su oído pegadito a nuestro corazón.

ORACIÓN

Gracias Padre, gracias Hijo, gracias Espíritu Santo, gracias Madre. Sólo en el cielo sabremos todo lo que han hecho por cada uno de nosotros. (A.E.C.)

Lecturas del día

Feria