Lectio Divina
7 marzo, 2020
Lectio Divina
9 marzo, 2020

Lectio Divina

Transfiguración del Señor.
Imagen tomada de Internet.

ECO

“Este es mi Hijo, el Amado, mi Predilecto. Escúchenlo.” Mateo 17, 1-9

MEDITACIÓN

Me acerco con profundo amor y reverencia a este pasaje evangélico y más aún a estas Palabras salidas desde la hondura más íntima de mi Padre adorado y Padre de todos: “¡Este es mi Hijo!”. Me abisma, me sobrecoge, me deja en suspenso la Paternidad infinitamente Tierna de la Primera Persona de la Santísima Trinidad.

Quiero perderme en este Misterio que sobrepasa toda comparación y que no tiene límite alguno: “el Amado, mi Predilecto”. En estas palabras expresa el Padre su Amor infinito hacia el Hijo que engendra, por vía de Entendimiento, desde toda la eternidad. Solamente puedo anonadarme y callar ante esta paternidad y filiación divinas. Y así y todo nos lo entrega para que nos salve por su cruelísimo Martirio y su Resurrección. “¡Escuchadle!”. Por eso hago del Santo Evangelio, de las Palabras de Jesús, la Luz de mi vida.

ORACIÓN

Con mi Madre repito: ¡Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo! (A.E.C.)

Lecturas del día

II Domingo de Cuaresma