Lectio Divina
27 marzo, 2020
Lectio Divina
29 marzo, 2020

Lectio Divina

Jesús de Nazareth, Película LA PASIÓN.
Imagen tomada de Internet.

ECO

“Jamás ha hablado nadie como ese hombre.” Juan 7, 40-53

MEDITACIÓN

Claro que nadie puede hablar como lo ha hecho Nuestro Señor Jesucristo. Él es la Sabiduría Eterna y todas sus Palabras son Vida y nos llevan a la felicidad eterna. Por eso, el Santo Evangelio debe ser mi verdadero alimento.

Recuerdo lo que hizo la Madre Laura Calle, mi tía materna: al recibir el diagnóstico de que podría quedar ciega intentó grabar todo su contenido en su memoria y puedo decir que lo vivió con entusiasmo y amor. Imposible relativizar nada, absolutamente nada de lo que allí leo. Pero si las Palabras pronunciadas por Jesús son divinas y nos comunican lo que Dios quiere de nosotros, en mi caso mi actitud debe ser de verdadera escucha. Esto implica silencio interior y aún exterior y llevarla a la vida. Todo lo que Nuestro Señor nos dijo y me dice a mí personalmente encierra mi felicidad eterna. Por eso mi escucha debe ser consciente y mi actuación inspirarse en ella.

ORACIÓN

¡Amén! (A.E.C.)

Lecturas del día

Feria de Cuaresma