Lectio Divina
30 abril, 2020
Lectio Divina
2 mayo, 2020

Lectio Divina

Fotografía: Alexis Duque G. - Instagram: duque3895

Cuerpo y Sangre de Jesucristo.
Foto: Alexis Duque G.

ECO

“El pan que Yo daré es mi Misma Carne para la Vida del mundo.” Juan 6, 52-59

MEDITACIÓN

Nuestro Señor Jesucristo nos entregó todo: su Amor infinito, su Cuerpo Santísimo destrozado en su Pasión dolorosísima, su Sangre redentora, su Alma enamorada de nosotros a pesar de nuestra miseria y también destrozada por nuestro desamor, indiferencia y pecado. No ahorró absolutamente nada para Sí Mismo. Hasta nos compartió su Filiación divina por Naturaleza, para que tuviéramos la nuestra por adopción. Con su Poder infinito alimentó multitudes en su Vida terrena y ahora nos sigue comunicando la Vida verdadera al darnos su Carne y su Sangre en la Divina Eucaristía.

Me duele muchísimo el desprecio que la gran mayoría de los católicos tiene por este adorable Sacramento. Van muriendo espiritualmente sin comer ni beber la Carne y Sangre del Señor, las únicas que pueden alimentarnos verdaderamente.

ORACIÓN

Jesús, que si alguna vez no pueda recibirte Sacramentalmente, lo haga a lo menos espiritualmente con ardiente deseo y verdadera piedad. (A.E.C.)

Lecturas del día

San José, obrero