Lectio Divina
23 mayo, 2020
Lectio Divina
25 mayo, 2020

Lectio Divina

Jesús Eucaristía.
Foto: HdF

ECO

“Y allí al verle le adoraron…” Mateo 28, 16-20

MEDITACIÓN

Han sucedido los acontecimientos más definitivos en la Vida terrena de Nuestro Señor. Ha pasado por su ministerio público, Pasión, Muerte y Resurrección. Ahora regresa al Padre donde está a su diestra intercediendo por nosotros. Sus discípulos cumplen la cita del último encuentro; la mayor parte creyeron en su Divinidad y postrándose le adoraron.

Hoy yo quiero imitarles, es decir: postrarme y adorarle; me sobran las palabras. Estoy ante mi Salvador; ha llevado a cabo la Obra de Nuestra Redención. Estuvo muerto pero ahora ha resucitado y está con nosotros hasta la consumación de los siglos. Más aún, está realmente presente en la Divina Eucaristía. Aquí lo encuentro con su Cuerpo Santísimo, su Sangre, su Alma y Divinidad. El Mismo Jesús que envió a los discípulos a enseñar a todas las naciones, bautizarlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, enseñarnos a observar todo lo que nos mandó, Aquél que nos prometió estar siempre con nosotros, a Él en persona lo tengo frente a mí, está en mí y yo en Él. ¿Qué más puedo hacer que postrarme, amarle y adorarle, junto con el Padre y el Espíritu Santo?

ORACIÓN

¡Amén, Aleluya! ¡Amén, Aleluya! (A.E.C.)

Lecturas del día

Solemnidad de la Ascensión del Señor