Lectio Divina
5 junio, 2020
Lectio Divina
7 junio, 2020

Lectio Divina

ECO

“Vino también una viuda pobre y echó dos moneditas…” Marcos 12, 38-44

MEDITACIÓN

La escena me es familiar. Tengo ante mi el Templo. Muchos echaron sus ofrendas, pero solamente la de la viuda pobre toca íntimamente el corazón de Nuestro Señor. Lo oigo decir: “pero ésta ha dado de su misma pobreza todo lo que tenía para vivir”.

Es el momento de preguntarme: ¿lo estoy dando todo?; ¿qué me reservo? No puedo pensar que ya lo di todo; el amor siempre hallará nuevas maneras de alegrar el Corazón de Dios. Ante un malestar puedo evitar una queja, orar con fervor, dar una sonrisa al que esté solo en medio de los demás. Debo omitir palabras inútiles y procurar la unión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo en todos los momentos y circunstancias y siempre a través de Nuestra Señora. Esos pequeños actos son mi monedita y así los agradaré. Suplico la gracia divina para ser fiel y no reservarme lo que les corresponde a Ellos.

ORACIÓN

Madre Fidelísima, intercede por todos nosotros. (A.E.C.)

Lecturas del día

San Norberto, obispo