Lectio Divina
7 junio, 2020
Lectio Divina
9 junio, 2020

Lectio Divina

El Sermón del monte. Óleo sobre tela de Carl Heinrich Bloch (1834–1890)

El Sermón del monte.
Óleo sobre tela de Carl Heinrich Bloch (1834–1890)

ECO

“Bienaventurados lo pobres de espíritu porque suyo es el Reino de los cielos.” Mateo 5, 1-12

MEDITACIÓN

El término pobre de espíritu no significa apocado, con personalidad débil, sin carácter ni fuerza interior. Me acojo nuevamente a una nota de los cuatro Evangelios de Torres Amat: los pobres de espíritu son los humildes en su pobreza, los que se humillan delante de Dios y se miran como verdaderos pobres en su presencia. Por tanto, todo lo esperan de su Bondad y acogen con temor respetuoso sus palabras y las ponen en práctica. Esta pobreza espiritual o vacío de sí mismo hace posible la experiencia de Dios como Padre lleno de Amor infinito, da profunda paz interior y facilita el trato respetuoso y fraterno con los demás.

Quiero procurar, con la ayuda de la gracia divina, esta pobreza de espíritu, que me permite tener la experiencia de Dios como Padre, de Jesús como Salvador y Hermano mayor, y del Espíritu Santo como Santificador.

ORACIÓN

¡Amén! (A.E.C.)

Lecturas del día

Feria