Lectio Divina
19 junio, 2020
Lectio Divina
21 junio, 2020

Lectio Divina

Inmaculado Corazón de María.
Imagen tomada de Internet.

ECO

“Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados”. Lucas 2, 41-51

MEDITACIÓN

Me encuentro ante un Corazón de mamá que sufre porque ama sin límites al Hijo que se gestó en sus propias entrañas virginales.

¡Hijo! En esta palabra vuelca su identidad de Madre verdadera del Dios hecho Hombre en Ella. Pero también expresa su misión de Madre y su derecho sobre este muchachito que se está volviendo mayorcito y le ha causado tanto dolor. Sin olvidar que es Dios, le deja conocer el sufrimiento que experimentó al perderlo y también el dolor de José, su padre nutricio.

Contemplo en la Santísima Virgen a una Mamá en el más estricto sentido de la palabra. Pero también veo a la Mujer de fe que habla con el Dios humanado que la eligió entre todas las demás y tomó de su ser inmaculado su Cuerpo y su Sangre Santísima. “Hijo, por qué…?” Y en la respuesta, el Niño, casi el Jovencito, le recuerda que ante todo tiene un Dios Padre a Quien debe preferir, honrar y obedecer. Ni Ella ni José comprendieron la forma cómo se había desarrollado el acontecimiento, pero María guardó todo en el huerto cerrado de su Corazón.

ORACIÓN

Madrecita de mi alma, déjame acercarme a Tí y en silenciosa admiración y escucha asimilar tus sentimientos, acompañarte, imitarte y permanecer Contigo. (A.E.C.)

Lecturas del día

El Inmaculado Corazón de Santa María Virgen