Lectio Divina
26 junio, 2020
Lectio Divina
28 junio, 2020

Lectio Divina

Jesús y el centurión.
Imagen tomada de Internet.

ECO

“Yo iré y le curaré”. Mateo 8, 5-17

MEDITACIÓN

Esta frase pronunciada por Jesús me revela las disposiciones permanentes de su Corazón humano y divino. Como humano se deja afectar por el sufrimiento del siervo del centurión, como Dios le asegura que lo sanará. En esta sola frase descubro a un Jesús cercano que escucha lo que le decimos, se interesa y quiere actuar en nuestro favor. No se mide, no calcula, no espera que se le insista; está dispuesto y ya.

Me repito su ofrecimiento inmediato: decide actuar, acudir al enfermo y sanarle. Tengo la impresión de que no conocemos internamente a Nuestro Señor Jesucristo. Me parece oír voces y gestos lastimeros cuando pedimos algo. Sin embargo, en el Santo Evangelio encuentro: “al que pide y cree que recibirá, se le concederá” (Cfr. Marcos 11, 24) y también: “pedid y se os dará, buscad y hallareis, llamad y se os dará”. (Cfr. Mateo 7, 7)

ORACIÓN

Señor, ¡que yo te conozca internamente! (A.E.C.)

Lecturas del día

San Cirilo de Alejandría, obispo y doctor de la Iglesia