Lectio Divina
30 julio, 2020
Lectio Divina
1 agosto, 2020

Lectio Divina

ECO

“Solo en su tierra y en su casa despreciaron a un profeta”. Mateo 13, 54-58

MEDITACIÓN

Quiero acercarme al Corazón adorable de Nuestro Señor Jesucristo y percibir su inmensa tristeza por nuestros desprecios, frialdades, ofensas, incredulidades, negaciones y rechazos. Él es Hombre y es Dios; sus sentimientos son delicadísimos. Lo ha dado todo, todo lo ha sufrido por amor a nosotros para que alcancemos la dicha eterna en la Casa del Padre. Debo velar cuidadosamente por no despreciarlo en su Presencia Eucarística, en su Palabra, en mí prójimo, en cuanto hago o dejo de hacer.

ORACIÓN

Madrecita, intercede por nosotros para que acojamos a tu Hijo y nuestro Todo con tu misma ternura e inmensa delicadeza y fidelidad. (A.E.C.)

Lecturas del día

San Ignacio de Loyola, presbítero