Lectio Divina
20 agosto, 2020
Lectio Divina
22 agosto, 2020

Lectio Divina

ECO

“Respondió Jesús: Amarás al Señor tu Dios con todo el corazón y con toda el alma y con todo tu entendimiento”. Mateo 22, 34-40

MEDITACIÓN

Este primer mandamiento me supera; debo amar a mi Dios Uno y Trino con todo lo que soy y lo que tengo. Él tiene que ser el objeto principal de lo que pienso y deseo. A Él debo rendir mi vida toda. Él colma mis anhelos, mis deseos, mi ser entero. Me supera infinitamente, me abisma, colma de paz, de amor, seguridad y felicidad. Es el todo de mi existencia, mi ilusión y atracción suprema, el imán infinito que me atrae y abisma. En Él me pierdo, anonado y pregusto la dicha eterna. No pienso en aridez o consolación, me refiero a lo que es en Sí Mismo, a la pequeña hendija de la fe que me regala; por ella lo veo con el alma, lo adoro, lo amo y me rindo totalmente a Él. Es mi Dios, mi Único, en Él creo, en Él pongo todo mi amor y mi esperanza.

ORACIÓN

¡Amén, amén, amén! (A.E.C.)

Lecturas del día

San Pío X, papa