Lectio Divina
21 agosto, 2020
Lectio Divina
23 agosto, 2020

Lectio Divina

ECO

“Que quien se ensalzare, será humillado; y quien se humillare, será ensalzado”. Mateo 23, 1-12

MEDITACIÓN

La Encarnación del Verbo Eterno de Dios es el ejemplo más contundente de lo que significa humillarse. Es el Creador del universo y empieza a formarse como hombre en el seno virginal de una humilde virgencita que vive en la aldea de Nazareth. Su Nacimiento es el hecho más grande de la historia y sucede en una cueva destinada para animales. Su mamá, la siempre Virgen María, pasa inadvertida entre las vecinas que van a buscar agua a la fuente común. Crece, juega y vive como un muchachito más, pero es el Unigénito del Padre, Dios como Él y Santo de los Santos. Pasó haciendo el bien y fue llevado al suplicio como merece el peor bandido. Pero Resucitó glorioso y está lleno de honor y majestad a la diestra del Padre.

ORACIÓN

Danos, Señor la gracia de amar y gustar la humillación.
Madre, se Tú nuestra inspiración. (A.E.C.)

Lecturas del día

Bienaventurada Virgen María, Reina