Lectio Divina
28 noviembre, 2020
Lectio Divina
30 noviembre, 2020

Lectio Divina

ECO

“Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!” Marcos 13, 33-37

MEDITACIÓN

No puedo adormecerme espiritualmente, ni creer que llegué a la meta. Por el contrario, cada día debo tener los ojos de mi espíritu fijos en Nuestro Señor y ponderar cuánto me falta para ser su verdadera esposa y discípula. Hoy no me es permitido ser igual que ayer; necesito la luz y la gracia del Divino Espíritu para ir copiando los rasgos humano-divinos de su Corazón adorable. Por eso, es preciso que ore ininterrumpidamente para no aletargarme y creer que todo va bien.

ORACIÓN

Madre, apoya mi súplica: Dios mío, yo no puedo, Tú si puedes, me abandono en Ti. (A.E.C.)

Lecturas del día

I Domingo de Adviento