Lectio Divina
25 junio, 2019
Lectio Divina
27 junio, 2019

Lectio Divina

Árboles frutales / Imagen tomada de Internet

ECO

“Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos… Así que por sus frutos los reconoceréis.” Mateo 7, 15-20

MEDITACIÓN

Este eco me remite mentalmente a la urgencia de vivir en actitud de discernimiento. Discernir implica analizar detenidamente tal o cual tema, comportamiento o resultado, distinguir lo falso de lo verdadero, lo que conviene de lo que acarrea mal. Pero sobre todo, lo primero que debo hacer al discernir, es implorar humildemente la iluminación del Divino Espíritu. La sola inteligencia me puede llevar a errores y equivocaciones muy grandes; cuando voy a discernir tengo que ser honesta. Es decir, no puedo ir a Él con la conclusión o decisión ya tomadas sino muy abierta a la verdad o a lo más conveniente según Dios y el recto criterio. En fin, discernir implica un entrenamiento, es una escuela.

ORACIÓN

Espíritu Santo, regálanos el don del discernimiento; Madre, ayúdanos. (A.E.C.)