Lectio Divina
1 abril, 2021
Lectio Divina
3 abril, 2021

Lectio Divina

ECO

“Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.” Juan 18, 1-19; 42

MEDITACIÓN

Hoy recibo a mi Madre María de una manera nueva. La recibo como Madre sufriente, colaboradora, participante, consciente y voluntaria en el Misterio cruento de nuestra Redención.

Cuando veo las escenas de “La Pasión” de Mel Gibson, no resisto, no puedo fijar los ojos en Jesús martirizado, literalmente destrozado, humillado, tratado con crueldad inhumana “como Aquél ante Quien se vuelve el rostro”. (Cfr. Isaías 53, 2). Y saber que todo este dolor lo padece por amor y Ella también porque es una con el Hijo de sus entrañas. Lo vió rechazado, injuriado, perseguido, traicionado, aprehendido, abandonado, odiado, maltratado, calumniado, abofeteado, juzgado injustamente, azotado, condenado, crucificado.

A esa Madre de Dolor es la que recibo hoy en mi casa interior y desde su Casa del Ave María. Siempre se mantuvo en su Fiat, su voluntad fortalecida por el Espíritu estuvo firme e inquebrantable. Ella es para nosotros nuestra Maestra; la acompaño en un silencio agradecido y amoroso. Sólo acierto a mirarla y a suplicarle calladamente que interceda por aquellos consagrados que acrecientan el dolor de Quien los llamó y claro, el suyo.

ORACIÓN

Madre, entra más y más en mi casa interior y ayúdame a vivir estos días santos con tus mismas disposiciones. (A.E.C.)

Lecturas del día

Viernes Santo, Pasión del Señor