Lectio Divina
30 junio, 2019
Lectio Divina
2 julio, 2019

Lectio Divina

ECO

“Tú, sígueme…” Mateo 8, 18-22

MEDITACIÓN

No puedo ni quiero olvidar el día aquél en el que ante su Presencia Eucarística me llamó silenciosa pero inconfundiblemente a seguirle de cerca en una vida consagrada a Él. No hubo palabras ni auditivas ni interiores. Fue un convencimiento definitivo, íntimo, de que me quería para Él en una vida alejada de lo que no era exclusivamente suyo. Intuí el misterio lleno de silencio y de amor, de mutua dedicación del uno al otro en lo desconocido, pero lleno de su Presencia Divina, exigente y amorosa. Todo mi ser dijo sí y para siempre, aceptaba lo desconocido pero pleno de su Presencia y Amor exclusivo, lo demás quedaba atrás, ni pensé en los afectos más sagrados, en las personas con las que ya no compartiría ratos de amable intimidad. Solo puedo decir:

ORACIÓN

Gracias, muchas gracias mi Dios, mi Cristo amado. (A.E.C.)