Lectio Divina
4 julio, 2019
Lectio Divina
6 julio, 2019

Lectio Divina

Jesús llama a Mateo / Imagen tomada de Internet

ECO

“Mas Jesús, oyéndolo, les dijo: no son los que están sanos, sino los enfermos, los que necesitan de remedio… no he venido a llamar justos sino pecadores.” Mateo 9, 9-13

MEDITACIÓN

Este es Jesús, mi Salvador. Le interesa, le urge, le lleva a tomar nuestra frágil naturaleza sin perder la divina, el anhelo profundo de no dejarnos perecer. Pero no se detiene ahí, vive con sus padres en la insignificante Nazareth, trabaja como un artesano más, va anunciando la Buena Nueva de la Salvación, es rechazado y martirizado y muere como el más infame para darnos felicidad eterna si nos dejamos redimir.

Nuestro Señor Jesucristo no buscó a los más santos, inteligentes e importantes para el mundo. Quiere que le rodeen hombres rudos, sin importancia, sin brillo humano, hasta miedosos y no faltó el cobarde y mentiroso. Sanó muchos enfermos y hasta en la Cruz salvó al pecador que se arrepintió y creyó en Él.

ORACIÓN

Gracias Médico adorable, danos la salud y felicidad eternas. (A.E.C.)