Lectio Divina
14 julio, 2019
Lectio Divina
16 julio, 2019

Lectio Divina

ECO

“El que encuentre su vida la perderá; y el que pierde su vida por mí, la encontrará” Mateo 10, 34–11; 1

MEDITACIÓN

Si me quedo en la perspectiva de mi propio ego, si es él el que consume mis fuerzas espirituales, síquicas y hasta físicas, me adentro en el laberinto oscuro y sin sentido de: exigencias, sentimientos opacos, angustias y rebeldías prefabricadas e ilógicas y de tristezas sin fin.

Pero si con la oración confiada y sencilla a la Luz de la Palabra, con la dirección prudente y acertada, con generosidad y abnegación, me pierdo de vista por amor a mi Señor Jesucristo, hallo la felicidad humilde y pacífica que me va configurando con Él, en la entrega a su servicio en mis hermanos sobre todo en los que más necesiten de mi. En síntesis: me pierdo pero me encuentro, muero a mis gustos, caprichos y supuestas necesidades, pero vivo. “Más ya no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí. Y la vida que vivo la vivo en la esperanza de Aquél que me amó y se entregó a la muerte por mí.” (Cfr. Gálatas 2, 20). En fin, me pierdo pero me hallo, muero a mi yo y vivo en el suyo.

ORACIÓN

¡Amén! (A.E.C.)