Lectio Divina
24 julio, 2019
Lectio Divina
27 julio, 2019

Lectio Divina

Palabra de Dios / Imagen tomada de Internet

ECO

“… lo sembrado en buena tierra es el que oye la Palabra de Dios y la medita y produce fruto…” Mateo 13, 18-23

MEDITACIÓN

Divido este eco en tres contenidos que tienen entre sí estrecha relación: oír la Palabra de Dios, meditarla, dar fruto.

Oír la Palabra. Tengo que escucharla desde el corazón y dispuesta a que me interpele y desistale.

Meditarla. No con mis razonamientos sino bajo la luz del Espíritu Santo. Debo hacerlo en soledad y sin prisa. Necesito disponerme para que el Señor pueda hablarme. El método de la Lectio Divina me proporciona lo anterior.

Dar fruto. Si obro así, mi manera de pensar va cambiando y con la gracia divina también mejoro mi comportamiento; voy siendo más semejante a nuestro Único Maestro.

ORACIÓN

Dios mío, yo no puedo, Tú si puedes, me abandono en Tí.
Madrecita, te necesito. (A.E.C.)