Palabra meditada
30 junio, 2018
Palabra meditada
2 julio, 2018

Palabra meditada

ECO

“Oyó hablar de Jesús y acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando: “Con solo tocarle el manto, curaré.” Marcos 5, 21-43

MEDITACIÓN

Yo no solamente he oído hablar de Jesús sino que me hablaron de Él al nacer y le recibí a mis cinco años casi seis. Me enseñaron a quererle y a respetarle y muy pronto fue mi gran Amor. Le conocí más y más y viví en su casa durante mis nueve años de internado y luego en mis 64 años de vida religiosa. ¡Una larga y bendita vida con Él! ¡Alabado sea mi Señor! Y sin embargo, estoy muy lejos de tener la fe de esta mujer. Ella se acerca tímidamente y al tocar el borde de su manto, piensa que ese solo contacto será suficiente para sanarla. Su fe es firme y decidida mucho más que su carácter tímido. Me avergüenzo al compararme con ella. Yo estoy en la más estrecha unión con Nuestro Señor al recibirle en la Sagrada Eucaristía y aún no me dejo sanar integralmente.

ORACIÓN

Madrecita, ruega por nosotros para que por fin seamos como esta mujer creyente de verdad. (A.E.C.)