Palabra meditada
5 julio, 2018
Palabra meditada
7 julio, 2018

Palabra meditada

ECO

“No tienen necesidad de médico los sanos sino los enfermos. Vayan, aprendan lo que significa “Misericordia quiero y no sacrificio”: que no he venido a llamar a justos sino a pecadores.” Mateo 9, 9-13

MEDITACIÓN

Puedo presentarme ante el Señor con todas mis enfermedades interiores, con todas mis limitaciones y faltas, tal y como soy. Él todo lo sabe, sabe de qué estamos hechos, por eso pone su Corazón en nuestra miseria. Se hizo hombre en María por obra del Espíritu Santo para salvarnos de nuestro pecado. Solo pide de nosotros sincero arrepentimiento y enmienda de todo aquello que le ha ofendido y herido su Corazón Sacratísimo. A Nuestro Señor le gusta que reconozca que le he ofendido, que acuda al Sacramento de la Reconciliación, que prometa enmendarme y también que tenga misericordia con quien me ha ofendido o herido.

ORACIÓN

Madre, oro Contigo: perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden. (A.E.C.)