Palabra meditada
19 julio, 2018
Palabra meditada
21 julio, 2018

Palabra meditada

ECO

“¡Señor en Tí espera mi corazón! Que se reanime mi espíritu. Me has curado, me has hecho revivir.” Salmo 38…

MEDITACIÓN

Ayer palpé de manera tangible la acción amorosa del Señor sobre una persona abrumada por la tristeza y la depresión. Ví su cambio después de una breve oración. Creo que la persona a que me refiero puede repetir esta Palabra inspirada con veracidad y esperanza: ¡Señor, en Tí espera mi corazón! que se reanime mi espíritu. Me has curado, me has hecho revivir. Con razón alguien expresó: “la oración es la fortaleza del hombre y la debilidad de Dios.” Y Nuestro Señor lo afirmó en repetidas ocasiones. Él espera que le abramos el corazón y esperemos en Él. No nos podemos encerrar en los estrechos horizontes y límites de nuestros problemas. Hay Alguien que nos espera en el Sagrario, y es Aquél en Quien somos, nos movemos y existimos. Vayamos a Él como el niño asustado que se refugia en los brazos de su papá o de su mamá.

ORACIÓN

“Señor, en Tí espera mi corazón y en el tuyo Madre querida.” (A.E.C.)