Palabra meditada
23 julio, 2018
Palabra meditada
25 julio, 2018

Palabra meditada

ECO

“El que haga la Voluntad de mi Padre que está en lo cielos, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre.” Mateo 12, 46-50

MEDITACIÓN

Nuestro Señor iguala el hecho de identificar nuestra voluntad con la de su Padre, con tener con Él los vínculos familiares más estrechos. Es decir, si quiero ser su íntima, tener con El la cercanía familiar más estrecha, debo decir sí a lo que El pide de mí. En otras palabras, si vivo de verdad mi fiat, si acepto alegremente lo que el Señor quiere de mí puedo llegarme hasta Él con la confianza de hermana y de madre. Aún más, Él anhela que le ame con ternura, que se la manife sin olvidar que es Nuestro Dios humanado. Recuerdo que alguna vez escuché también que una mística recibió esta afirmación de parte de Dios Padre: si alguien me dice alguna vez ¡Padre! con ternura, Yo lo salvo.

ORACIÓN

Madre, desde tu Corazón Inmaculado y Contigo quiero hacer la Divina Voluntad y amarles con el Mismo Amor del Espíritu Santo. (A.E.C.)