Palabra meditada
13 agosto, 2018
Palabra meditada
15 agosto, 2018

Palabra meditada

ECO

“… el que se haga pequeño como este niño, ese es el más grande en el Reino de los Cielos”. Mateo 18, 1-5; 10; 12-14

MEDITACIÓN

El Señor ama la pequeñez que va acompañada de sencilla aceptación de la verdad de la propia impotencia, falta de mérito personal, limitaciones reales, necesidad de ayuda en todo sentido, descomplicación, alegría y docilidad. Al que es “niño” de esta manera, le sobran las alabanzas y por decirlo así, le repugnan; agradece el cariño y se contenta con poco. La persona que se cree crecida en méritos propios reclama reconocimientos, se siente mejor que los demás, se hiere fácilmente, hace comparaciones y jamás está feliz y en paz. Pero sobre todo, va en contravía con el Evangelio. En cuanto a mí y a pesar de mi mucha edad y por ello mismo, quiero vivir la verdadera infancia espiritual y abandonarme en los brazos de mi Padre del cielo.

ORACIÓN

Amén. Madre querida, ayúdanos. (A.E.C.)