Palabra meditada
19 agosto, 2018
Palabra meditada
21 agosto, 2018

Palabra meditada

ECO

“Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, da el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el Cielo y luego ven y sígueme.” Mateo 19, 16-22

MEDITACIÓN

Pido al Señor que me de desprendimiento y generosidad para no apegar mi corazón a nada que no sea Él Mismo. Imposible preferir cosas o lugares o hasta personas y circunstancias a Nuestro Señor. Pero debo velar y revisar mi corazón para ser auténtica en el seguimiento del Señor. Tengo muy presente el momento feliz en que me hizo saber internamente que me llamaba a seguirle. Él se irguió ante mí con su Amor, su Plenitud de perfecciones infinitas y todo lo demás perdió fuerza de atracción. Desde ese momento supe que mi vida sería ir tras Él. Puedo decir que lo demás se eclipsó ante Él; se me presentó como el absoluto, como el objeto presente, futuro y eterno de mi amor. Y desde mi “extrema fragilidad” así lo ha sido y será con su gracia.

ORACIÓN

¡Proclama mi alma la Grandeza del Señor! (A.E.C.)